¿Cómo influye la sintaxis de la LSE a los subtítulos para sordos?

¿Cómo influye la sintaxis de la LSE a los subtítulos para sordos?
Artículo actualizado el 08/02/2021.

¡Hola! El 23 de septiembre es el Día Internacional de las Lenguas de Signos y el último domingo de septiembre (este año, el día 26) se celebra el Día Internacional de las Personas Sordas, así que he decidido recoger una de las razones por las que a las personas nativas de la lengua de signos española (LSE) les resulta más complicado seguir subtítulos que no están enfocados para las personas sordas: la sintaxis. ¿Sabes por qué?

👇 ¿Empezamos?

La lengua de signos española

Como bien sabrás, la LSE no es un mero deletreo de las palabras que utilizaríamos en la lengua oral. Aunque se puede usar esta técnica para aquellas palabras que no sabemos cómo decir de otro modo o que aún no tienen asignado un signo (como el caso de muchos pueblos), sí existe una «configuración ejecutada» para un amplio y variado léxico. La LSE es una lengua distinta al español oral. Nació de manera natural por parte de personas con discapacidad auditiva que utilizan principalmente las manos para crear un sistema de signos que se ha desarrollado como cualquier otra lengua y, por tanto, tiene su propia gramática visual y, para estructurar las oraciones, los signos deben ejecutarse con un orden determinado, que puede variar —como en las demás lenguas— por ejemplo para enfatizar un elemento.

Confieso que la LSE me encanta, pero lo poco que sé es gracias a la subtitulación y a seguir en las RRSS a intérpretes o personas que comentan curiosidades de esta lengua, así que estaré encantada de leer vuestros comentarios sobre este artículo ⌨.

Diferencias sintácticas entre la LSE y la lengua oral

Una oración con sujeto, verbo y objeto se estructura en LSE como sujeto-objeto-verbo. Te dejo algunas oraciones de ejemplo a lo largo del artículo para que lo puedas comprender mejor. Utilizaré las comas para separar el concepto de cada signo.

«María compra pan» en LSE sería: signo de María, pan, comprar.

¿Signo de María? Si conocemos bien a María, seguramente también conoceremos el signo que la identifica a ella en particular, que la diferencia de las demás personas que se llaman igual. Por otro lado, he utilizado el infinitivo para el verbo, porque el gesto es el mismo. Pero ¿qué dos verbos no se utilizan de manera explícita en LSE? Dos verbos que suelen acaparar bastante protagonismo en la mayoría de los idiomas: «ser» y «estar».

Además, los complementos de temporalidad suelen colocarse al principio de la oración, mientras que los adjetivos, adverbios y partículas (p. ej. interrogativas o de negación), al final.

María, contenta.
Siempre, María, contenta.
Casa, María, cerca, dónde?

Pero ¿cómo afectan estos aspectos a la lectura y comprensión de los subtítulos?

La lectura de los subtítulos para sordos

Es cierto que no todas las personas sordas conocen el lenguaje de signos, sino que, por distintos motivos, su lengua nativa es la lengua oral y, por tanto, usar una sintaxis correcta en español similar a la de la LSE no afectará ni positivamente ni negativamente a su comprensión de los subtítulos.

Sin embargo, las personas nativas de la LSE tienen interiorizada la estructura de la LSE, no de la lengua oral, por lo que les resulta más complicado seguir los subtítulos orientados únicamente a personas oyentes, ya que no tiene en cuenta las diferencias sintácticas con la LSE, entre otros aspectos.

No me refiero a que los subtítulos para sordos tengan que seguir la sintaxis de la LSE, pero sí tenerla en cuenta.

Al fin y al cabo, es interesante incentivar el consumo de subtítulos porque, además de que sirven (o deberían servir) para todo el colectivo sordo, estos pueden ayudar a incrementar la capacidad lectora.

Al mismo tiempo, los subtítulos deben permitir el disfrute y, para conseguirlo, deben ser fáciles de entender.

¿Cómo lo conseguimos?

Simplificando la sintaxis, por ejemplo con:

  • oraciones cortas,
  • la voz activa y no usar la pasiva,
  • el orden sujeto-verbo-objeto de manera explícita siempre que sea posible,
  • los pronombres o los nombres propios para determinar siempre a los personajes,
  • verbos imperativos en lugar de usar otras estructuras imperativas
  • y preguntas directas en vez de las indirectas.

Esto puede suponer muchas veces más caracteres en el subtítulo, pero definitivamente ayuda a mejorar la comprensión del subtítulo y, por tanto, vale la pena.

Por cierto, la sintaxis no suele ser la característica por la que las personas detectan que están leyendo subtítulos para sordos y con ese enlace puedes leer más sobre a qué característica me refiero.

¿Quieres que comentemos más características del subtitulado para sordos o de la LSE? Déjamelo en los comentarios ⌨.

¡Nos leemos!

lanuzacristina.com

¿Te ha gustado este artículo?
Entra en mi sitio web y conoce los servicios lingüísticos que ofrezco 👩‍💻.

comments powered by Disqus